Imprimir este CápituloImprimir este Cápitulo

Enfermedad por coronavirus, COVID-19

3. Situaciones especiales: verano

3.2. El aire acondicionado en los locales de pública concurrencia

SI recuerdas el mecanismo de transmisión del virus, comprenderás que el hacinamiento es el factor que más favorece la transmisión. Por eso es muy importante 

      • Mantener la distancia entre personas de 2 metros recomendados.
      • Controlar  el aforo en los lugares cerrados.
      • Y la renovación del aire en los edificios.

Ya que son fundamentales porque se ha evidenciado que los brotes de COVID-19 se generan de forma básica en ambientes interiores. Así lo constata el Pronunciamiento conjunto de dos sociedades científicas españolas en mayo de 2020, la Sociedad Española de Sanidad Ambiental y la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria. No hablamos de los centros sanitarios ya que actualmente existen pocos trabajos científicos con evidencia referentes al papel del aire acondicionado en este contexto.

Te resumimos los principales puntos de este pronunciamiento, con el fin de que vayas entendiendo aún más tu salud y prevención de riesgos en la escuela (que es un lugar de pública concurrencia):

      • La probabilidad de que el virus entre en el sistema de climatización o extracción de aire y se difunda por los conductos es muy baja.
            • Es muy importante una renovación suficiente del aire, con los métodos apropiados.
      •  La apertura de ventanas permite renovar el aire correctamente.
              • Antes, después e incluso durante el funcionamiento de los servicios (si la renovación de aire con el sistema de aire acondicionado es alta, podría no ser necesaria).
              • Si no se puede realizar se recurriría a sistemas específicos de higienización del aire (según normativa vigente para obtención de buena calidad del aire interior, en espacios de trabajo).
      •  El virus no se reproduce en las instalaciones de aire acondicionado, porque debe invadir las células humanas.
              • La limpieza de conductos o el cambio de filtros de aire exterior no tienen sentido, excepto cuando corresponda llevarlo a cabo.
      •  No olvidemos las normas básicas:
              • Mantener la higiene.
              • En su caso desinfección de suelos, muebles, equipos, etc. para eliminar el riesgo de contagio por contacto indirecto.
              • Uso de mascarillas para reducir las emisiones de gotículas.
      • Los lavabos son la pieza clave para prevenir la transmisión.
              • El lavado de manos con agua y jabón.
              • Garantizando la limpieza y la ventilación frecuente de las instalaciones.
              • Tal y como se define en el espacio de las playas y aguas de baño, existe la excreción fecal del virus por las personas infectadas, pero esta vía no se ha demostrado como vía de transmisión.
              • Si no quieres favorecer la posible difusión del virus se recomienda cerrar las tapas de los inodoros antes de descargar el agua (para entendernos, pon la tapa del water antes de tirar de la cadena). Se debería evitar que el aire fluya de los aseos al resto del edificio.